Como piensa un jugador experto PDF Print Correo electrónico
Escrito por Jacobo   
He decidido escribir este texto, porque me doy cuenta de que algunos jugadores no entienden cuales son las verdaderas prioridades en una Partida de Mapa Aleatorio, con recursos estándar. Supongo que va dirigido sobretodo a jugadores noveles.

Prioridades.

1) Economía.

La economía gana partidas. Es la base en todo juego de Estrategia en Tiempo Real. Para cualquier límite de población, entre el 60 y el 75% deberían ser Aldeanos. Si el límite fuera 25, deberías crear 24 Aldeanos más el Explorador, antes de empezar a crear tropas (eliminando Aldeanos). Con una población de 200, si no se producen enfrentamientos importantes, un jugador experto alcanzará el límite de 200 en unos 40 minutos, con un número de Aldeanos entre 120 y 150, y el resto, unidades militares. Las tecnologías prioritarias son las económicas.

Debes entender que la creación constante de Aldeanos es el aspecto crucial de cualquier Apertura. Para que una Apertura sea efectiva, tu Centro Urbano nunca debe quedar inactivo más de unos segundos. Esto significa que siempre está produciendo Aldeanos, investigando el Telar, o avanzando de Edad. Cuando llegues a Castillos, ninguno de tus Centros Urbanos debería quedar inactivo mucho rato, a menos que hayas alcanzado el límite de población. Tu primera prioridad ha de ser siempre crear más Aldeanos, y ponerlos a trabajar.

¿Por qué tantos Aldeanos? Porque con esa cantidad de Aldeanos, puedes mantener constantemente ese 25 – 40% de tu población constituido por unidades militares, con otras en cola, listas para ser creadas y reponer bajas. También tendrás recursos para investigar tecnologías, y una buena reserva, en caso de que tu economía se viera dañada.

Muchos jugadores saben que deben crear muchos Aldeanos, pero no entienden que, para que este tipo de economía sea efectivo, deben aprovecharla, si quieren sacarle partido. A menudo, ciertos jugadores llegan a perder, con montones de recursos en el banco, porque no han sido capaces de utilizarlos. Debes construir múltiples edificios militares, para poder crear muy rápidamente las tropas que han de suplir las bajas que se produzcan.

Cuando juego una Partida con Mapa Aleatorio, lo primero que tengo en la cabeza es mi economía. No me quedo en 50 Aldeanos, cambiándolos según los recursos que necesito; creo más Centros Urbanos cerca de lo que quiero obtener, y creo más Aldeanos. Sigo y sigo con este proceso, hasta que los recursos comienzan a entrar a toda velocidad. Debes aprender a localizar los recursos que se están agotando, y corregir la situación antes de que se convierta en un problema. Siempre que no estoy combatiendo, me concentro en mejorar mi economía.

Uno de los factores clave, consiste en mantener equilibrada tu economía. Al final de una partida, miro los recursos que he obtenido. El resultado debería ser siempre muy parecido: la mayor cantidad debería corresponder a Alimento, la Madera debería ser el 80% del Alimento, y la piedra debe quedar siempre en último lugar. El Oro debería ser más o menos un 50% del Alimento obtenido. No te dediques a obtener una gran cantidad de algo que no vas a necesitar; usar el Mercado es una mala solución, y no es rentable.

Una excepción a lo escrito anteriormente: si tu Estrategia gira en torno a algo muy definido, por ejemplo, si juegas con Francos, y estás creando Paladines, conviene que ajustes tu economía en consecuencia. En este caso, se trataría de tener suficientes Aldeanos en Alimento y Oro, para lograr un flujo constante de Paladines.

Nunca subestimes el poder de una economía superior. Tu Oponente puede usar todos las argucias estratégicas del mundo; si tu economía es suficientemente mejor que la suya, y tienes un mínimo de sentido común, le vencerás.

 

2) Coste – Efectividad.

Esta parte está muy relacionada con la económica. Siempre que planifiques un ataque, considera cuanto daño causará a tu Oponente, en términos de recursos, comparado con lo que te cuesta a ti.

Por ejemplo: si envías 8 Caballeros a atacar un Centro Urbano Guarnecido, ¿estás causando tanto daño a tu Oponente como el que te estás causando tú mismo? En mi opinión, si lo que quieres es hostigar al Contrario, 3 ó 4 Caballeros harán el trabajo igual de bien que 8. Cualquiera que sepa lo que hace meterá sus Aldeanos en el Centro Urbano más cercano en cuanto vea esos Caballeros, y mandar más no tiene ninguna utilidad. Es probable que elimines el mismo número de Aldeanos, pero lo más importante, es que mantengas esos Caballeros en movimiento, para que tu Oponente se vea obligado a Guarecer sus Aldeanos, perdiendo así muchos recursos, al no poder trabajar.

Cualquier combate en el que dañes los recursos de tu Oponente más que los tuyos, puede considerarse una victoria.

 

3) Tácticas.

La parte táctica más importante de este juego, es controlar el Mapa. El poder de los Centros Urbanos y los Castillos hacen esto más fácil que en RoR. Combina economía y táctica, para diseminar tus Aldeanos por todo el Mapa, y aprovechar el territorio.

Construir en vanguardia debería ser siempre una prioridad. No solamente te permite producir unidades en el patio trasero de tu Oponente, sino que, además, crea un frente que le costará mucho rechazar. Esto, a su vez, te permite ocupar una zona mayor del mapa, para tu expansión. Ganar el centro del Mapa es siempre una de las claves para arrinconar a tu Oponente. Esto le obliga a encerrarse (Nt:Turtle), mientras que tú puedes construir una fuerza superior.

Para contrarrestar el hostigamiento y las construcciones avanzadas, un experto amurallará cualquier área donde sea posible. Conviene hacer esto pronto, antes de que algún Constructor de Vanguardia pueda meterse en tu área, pero no tanto que entorpezca tu crecimiento económico inicial. Explora el mapa, y procura amurallarte de forma que sea una combinación de la mayor área posible, con el mínimo de esfuerzo y recursos. Si no puedes amurallarte, por ejemplo en Arabia, que es el peor mapa para la defensa, y sospechas la inminencia de un ataque, construye Torres cerca de tus recursos desprotegidos. Aquí, la clave es proteger tu economía a toda costa. Recuerda: la economía es lo primero.

Aprovecha la ventaja del tiempo en tus ataques. Si has seguido la regla de construir en vanguardia, y has llegado a Castillos antes que tu Oponente, debes hostigarlo siempre. Si no lo haces, estás dejando escapar una gran oportunidad de desbaratar su economía. Si tiene el mismo nivel de juego que tú, se habrá tomado más tiempo al principio, para crear una base económica mejor, y si no la dañas, le estarás concediendo esa ventaja.

Utiliza siempre Centros Urbanos y Castillos en defensa. Atrae las tropas Contrarias hacia tus puestos de defensa, para luchar con su apoyo. En todas las partidas, construyo 3 ó 4 Centros Urbanos cerca de mi posición inicial (naturalmente, donde haya recursos útiles), y considero La Construcción de Flechas y Flecha de Punzón tecnologías prioritarias. Mejoran el Alcance y el Ataque de tus Centros Urbanos y Castillos, lo cual les hace más efectivos en defensa.

No luches contra una fuerza superior, y no envíes tus tropas al matadero. Cuando estés creando unidades defensivas, Guarécelas hasta que tengas una cantidad suficiente para causar daño a la fuerza de tu Oponente. Si al atacar al Contrario, ves que tiene una fuerza superior esperando, retírate hasta donde puedas obtener apoyo (Centro Urbano, Castillo, más tropas…)

Los ataques totales antes de Imperial son poco viables (contra un buen jugador), a menos que logres una coordinación y una ejecución perfectas. Debes haber Explorado a conciencia la Base Contraria, saber cuales son sus defensas, y donde están sus recursos clave. En ese momento, deberías tener alguna ventaja económica o tecnológica.

Si estás atacando en Feudal, tu objetivo es empujar los Aldeanos de tu Oponente a la seguridad del Centro Urbano, y mantenerlos metidos allí, en vez de trabajar.

Si quieres acabar completamente con tu Oponente en Castillos, tu ataque no resultará económicamente rentable, a menos que incluya Arietes. Debes tener tropas de apoyo preparadas, fuera del alcance del Centro Urbano, para proteger los Arietes, sin son atacados.

El empate entre jugadores del mismo nivel, se rompe en Imperial, con los Trebuchets. Si crees que no puedes acabar con las defensas de tu Oponente en Castillos, tus prioridades han de ser las siguientes: expandir tu economía y tu posición, jugar defensivamente, y llegar cuanto antes a Imperial.

Bueno, este mensaje ha salido más largo de lo que pensaba, y seguramente faltan muchas cosas, pero, ¿no es lo que ocurre siempre?


 
RocketTheme Joomla Templates
Copyleft © 2017 www.theconquerors.es - Aviso legal