Armas de asedio PDF Print Correo electrónico
Escrito por Jacobo   

Las armas de asedio son una parte vital del juego, pues sin ellas, cuesta muchísimo destruir una ciudad. Es mucho más fácil conseguir defensas en Age II y son muy eficaces. Es casi imposible llevar a cabo un ataque en la Alta Edad Media y en la Edad Feudal, precisamente porque no hay armas de asedio para neutralizar el centro de la ciudad. Sin embargo, una vez que se adquieran las armas de asedio, se pueden demoler ciudades en cuestión de segundos. Estos motores de destrucción son lentos, incómodos y fáciles de destruir, por lo que necesitan una escolta numerosa y atenta, pero si no alcanzan sus blancos, pueden aún conseguir resultados espectaculares.

Hay dos tipos diferentes de armas de asedio. Un tipo está diseñado para destruir edificios, mientras que el otro es un arma anti-personas para eliminar grupos de infantería y arqueros lentos. Al primer grupo pertenecen los arietes, el lanzapiedras y el cañón de bombardeo. Al segundo grupo pertenecen las líneas del onagro y del escorpión. Sin embargo, el onagro puede funcionar también como destructor de edificios, aunque es más efectivo como arma anti-personas.

 

Los arietes
El ariete, el ariete cubierto y el ariete de asedio
.

 

Al comenzar la Edad de los Castillos, se puede construir un taller de asedio. En dicha edad, la mejor arma de asedio para echar abajo edificios es el ariete. Parece ser insensible a los disparos y causa mucho daño a los edificios. Sólo uno puede destruir un centro urbano guarnecido y aún tener suficientes puntos de impacto. Suele bastar con meter dos en la ciudad, cubiertos por más de diez unidades de infantería y más de diez unidades de arqueros y caballería. Sin embargo, los arietes son de movimiento lento y altamente vulnerables a los ataques cuerpo a cuerpo, lo que significa que la infantería y especialmente la caballería pueden destruirlos rápidamente. Los mamelucos sarracenos y los lanzadores de hachas francos son también muy buenos contra los arietes porque tienen ataques a distancias, aunque hacen un daño moderado. Los onagros también pueden causar daño a los arietes. Cuando se usan arietes, es necesario que se protejan de la infantería, preferiblemente en una formación de parrilla para defenderlos de las infantería y caballería enemigas. Si aparece un onagro, se enviarán algunos infantes a destruirlo. Subir de nivel a los arietes en la primera oportunidad que se presente concede aún más puntos de impacto.

 

Las catapultas
La catapulta, el onagro, y el onagro de asedio.

La catapulta es el arquero ideal y el asesino de infantería, puesto que lanza un grupo de rocas que hieren a todos los oponentes que se encuentran en la zona afectada. También causa bastante daño a los edificios. Sin embargo, es lenta y débil, con pocos puntos de impacto. Sólo algunas de ellas pueden acabar con un ejército de dos o tres docenas de infantería y arqueros. Sin embargo, son altamente vulnerables a la caballería. Se debe pasar las catapultas al siguiente nivel tan pronto como sea posible para que puedan matar a los arqueros y a la infantería de un solo disparo. El daño crece notablemente al pasar de nivel. Las catapultas son bastante buenas como instrumentos defensivos y pueden colocarse detrás de los muros para matar a las tropas enemigas que intenten romper la defensa del jugador. También pueden destruir los arietes enemigos. Sin embargo, a campo abierto, tendrán que tener cuidado y controlar estas máquinas de guerra, puesto que hieren a todos los blancos dentro del área de efecto, incluidas las tropas propias. Mi recomendación es que cuando se construyan catapultas, se coloquen inmediatamente en la postura de ataque (O) y luego cambiarlas manualmente a modo de ataque (A) cuando se vea al enemigo. De esa forma, las catapultas no lanzan piedras en cualquier dirección. Las catapultas son débiles contra los barcos, los barcos tienen mejor alcance de tiro y pueden esquivar el ataque de la catapulta.

 

Los escorpiones
El escorpión y el escorpión pesado.

 

El escorpión es también un arma anti-personas y muy débil contra los edificios. Esta arma de asedio está altamente especializada y, en algunos aspectos, es en su supuesta especialidad que la catapulta. Sin embargo, tiene un alcance de tiro superior porque se beneficia de los niveles de arqueros de herrero al igual que el nivel de ingeniero de asedio. Además, dispara en línea recta, lo que quiere decir que otras unidades, sobre todo los barcos, no puedan esquivar el ataque. El escorpión es bueno contra los monjes, los arqueros la infantería y los barcos. Sin embargo, su daño es mucho menor que el de la catapulta, por lo que a veces no puede matar a las unidades enemigas antes de haber sido eliminado por la infantería y especialmente por la caballería, que no sufre mucho ante los escorpiones

 

Cañón de Bombardeo y Lanza Piedras

Cañón de bombardeo


El cañón de bombardeo es un demoledor de edificios estupendo, que combina una puntería fantástica con una gran movilidad. Puede moverse rápidamente y disparar desde casi tan lejos como un lanzapiedras. En algunos aspectos, es mejor que el lanzapiedras porque puede disparar y luego huir, esquivando ataques de catapultas y lanzapiedras. Su velocidad de disparo es un poco más lenta que la de la catapulta y su poder cortante también es débil. Los cañones de bombardeo no deben utilizarse contra las unidades porque son muy caros y no tan buenos como los usados como catapultas. Hay que utilizar el cañón de bombardeos para destruir torres y edificios. El cañón de bombardeos es especialmente vulnerable a la caballería y a la caballería de arqueros.

 

Lanzapiedras

 

El lanzapiedras es el arma de asedio más poderosa del juego. De hecho, es tan poderosa que necesita que la monten en el campo de batalla y que lo anclen al suelo antes de utilizarla. Tiene el alcance de tiro más largo de cualquier arma del juego y puede hacer 200 puntos de daño a edificios y unidades por igual. Sin embargo, debido a que su arco de tiro es alto, las unidades enemigas pueden evitar fácilmente sus ataques. Lo que mejor hace el lanzapiedras es eliminar a la defensa desde lejos. Hay que proteger el lanzapiedras con la infantería, preferiblemente en formación de parrilla, con lo que las unidades enemigas no pueden alcanzar al lanzapiedras. Si las unidades de tumulto consiguen alcanzar al lanzapiedras, éste está perdido. El lanzapiedras tienen un poder cortante excelente, así que las unidades de arqueros son débiles contra él . En el modo cerrado, el poder cortante del lanzapiedras es mucho menor. Los lanzapiedras son caros, así que si se utilizan, hay que asegurarse antes de que se puedan proteger. Estas unidades son estupendas para destruir castillos y empalizadas. Colocar la línea de caballería y arqueros frente al lanzapiedras y mantener cerca de la infantería. El enemigo se enfrentará a una propuesta de derrota: o se queda dentro y permite que el jugador destruya sus fortificaciones o atraviesa en columna la empalizada y es eliminado por la caballería y los arqueros del jugador. Puede utilizar los lanzapiedras de forma defensiva colocándolos justo detrás de los muros o al lado de las torres. Debido a que los lanzapiedras enemigos deben ser montados antes de atacar, los lanzapiedras pueden lanzar algunos tiros libres contra ellos antes de que estas armas de asedio estén totalmente armadas.
 
RocketTheme Joomla Templates
Copyleft © 2021 www.theconquerors.es - Aviso legal